INICIO > LLULL > L'escala de l'enteniment

L'escala de l'enteniment, 2016, cubos de pórex de alta densidad de 50 cm / arista

L'escala de l'enteniment, 2004

36 cubos de hierro de 2 cm de arista.

Sobre una base cuadrada, resultante de combinar 9 cubos, elimino uno de ellos, quedan ocho y, desde esta ausencia, comienzo a ascender. En el segundo nivel hay 7 cubos, en el tercero 6, y asi sucesivamente: 5, 4, 3, 2 y 1. La progresión es perfectamente uniforme y el valor del espacio ocupado (la materia con la que está hecha la obra) es el mismo que el desocupado; son valores simétricos, gracias a su estructura formada por elementos idénticos.

Un día de mediados de agosto de 2014 pasé la tarde en una Serrallería de Salt, cortando un pasamano de hierro de sección cuadrada de 35 mm. En total 50 cubos, algunos de ellos cortados en diagonal, para poder conseguir el efecto óptico de atravesar una pared. Son para la maqueta de una instalación sobre L'escala de l'enteniment de Ramon Llull.

Luego los pinté de blanco.

He imaginado la gran sala del sótano del Espai VolArt, de la Fundació Vila Casas, con las paredes blancas y el suelo oscuro, grisáceo, y en medio, emergiendo, la escalera formada por 36 cubos, también blancos, de 50 cm de arista; en total cuatro metros de altura, pues la escalera tiene ocho pisos.

Alrededor de esta escultura central hay unos cuantos cubos sueltos, dispersos, que simbolizan la transversalidad de la obra de Llull, pues abarca todo lo conocido y parte de lo desconocido: arte, ciencia, teología, filosofía, etc. Los que atraviesan limpiamente las paredes circundantes nos hablan precisamente de una obra ingente que va más allá de los límites.

Los cubos representan verdades esenciales. Aquí pueden significar también la numerosa obra publicada por Ramon Llull a lo largo de su vida, o las disciplinas que abordó, en cualquier caso se trata de un vasto saber que trasciende los límites del escenario.

Además, cada uno de ellos tiene una “voluntad ordenadora”, un deseo de pertenecer a algo que está por encima de él; anhelo que se materializa cuando treinta y seis de ellos se ponen de acuerdo para formar L'escala de l'enteniment, una de cuyas características, como ya he dicho, es que el valor del espacio ocupado es igual al desocupado, lo que añade más orden, si cabe.

Cuando hablo de procesos creativos repito mucho la frase “poner orden en el caos”.

Después de consultárselo a Pere Casanovas, como hago siempre que tengo un ambicioso proyecto entre las manos (si es sencillo, también lo hago), me ha sugerido realizarlo con pórex de alta densidad, pintado. Es liviano y económico. La posibilidad de hacerlo en un material noble sin tener un encargo previo es inviable, por costes de realización y de instalación.

0