INICIO > LLULL > RAMON LLULL 2016

L'escala de l'enteniment

2016, 7º centenario de la muerte de Ramon Llull

Fundació Vila Casas, Barcelona

Universitat Pompeu Fabra, Barcelona

Ramon Llull (Mallorca 1232-1316) es uno de los padres del pensamiento europeo moderno.

En 1316, Thomas LeMyèsier, maestro en Artes y Medicina en La Sorbona, fundaba en esa universidad la primera cátedra luliana.

Después, Giordano Bruno y Pico della Mirandola en Italia, Nicolás de Cusa, Agrippa von Nettesheim y Leibniz en Alemania y muchos otros vieron en los laberintos de sus escritos un nuevo método universal de conocimiento.

La «Ars combinatoria», por ejemplo, es un modelo de ciencia universal, de raíz místico- contemplativa, que floreció en un escenario donde cristianos, musulmanes y judíos convivían en un marco de cordialidad y tolerancia.

En 1957 se fundó el Raimundus Lullus Institut, en la Universitat de Freiburg, Alemania.

full

L'escala de l'enteniment de Ramon Llull tiene ocho peldaños, cada uno con un valor filosófico concreto. Simboliza un camino de perfección, con ocho fases ordenadas, clasificadas, jerarquizadas en orden ascendente. Una vez completadas (“entendidas”) con éxito, deberían llevarnos al conocimiento de Dios.

Personalmente no aspiro a encontrarme a Dios en un rincón del estudio, tampoco busco comprender la perfecta belleza de una fórmula matemática espacial en cada uno de los peldaños de la escalera, aunque supongo que no renunciaría a nada de esto, lo que yo persigo es crear una escultura. Bella.

En esta presentación evitaré intencionadamente mostrar lo poco que sé del contenido de la obra de Ramon Llull. Doctores tiene la Iglesia. Mi aspiración no va más allá de crear imágenes sugerentes para introducirnos en su obra.

Hermann Hesse, en Narciso y Goldmundo, hace que el primero, un erudito, le diga al segundo, artista: “Donde acaba la imagen empieza la filosofía”. Traducido a lenguaje coloquial sería algo así como: “Yo pongo la música esperando que otros, mejor preparados, pongan la letra”.

El punto de partida de este trabajo en tres dimensiones es el cubo, que, en la simbología luliana, representa (junto a la esfera y la pirámide) una verdad esencial.

También es un punto y final, porque la conclusión de toda esta formulación plástica podría estar representada asimismo por un cubo. La Ars Magna y el Arbre de la ciència, por ejemplo, son entidades unitarias.

El argumentario de Llull, plasmado en una ingente cantidad de obra (250 libros, que abarcan multitud de disciplinas), tiene una clara vocación unitaria. Todo el saber contenido en una unidad de medida: un árbol: un cubo: una verdad.

En cuanto a mi trabajo plástico, además de perseguir un ideal propio (explicado magistralmente por Juan Antonio Marina, cuando define la misión del artista con estas palabras: “Ser el que hace posible que algo hermoso suceda”) debería servir para entender mejor a Ramon Llull, a quien todo el mundo nombra, pero nadie conoce, en realidad.

En esta exposición hay, además, un interesante baile de números y de singulares conceptos geométricos espaciales. L'escala de l'enteniment original está formada por 36 cubos. La perfilada en un monolito, por 24. La Porta de Llull tiene 64. Todas ellas esculpen o dibujan una escalera de 8 peldaños, siguiendo la pauta marcada por el sabio mallorquín.

En la escalera original, la de 36 cubos, el valor del espacio ocupado y el desocupado son idénticos. Son valores simétricos: hay dos escaleras gemelas que se pueden ensamblar y formar un poliedro regular, con una base cuadrada y otra rectangular, próxima al cubo.

0