INICIO > LLULL > La Porta de Llull

3D imágenes y fotomontajes de Anna Ballestero (Attitude Studio BCN)

La Porta de Llull, 2015

El punto de partida es un tablero de ajedrez, formado por una serie de cuadrados pequeños contenidos en uno grande. En esta superficie de juego el hombre mide su inteligencia, aquello que lo convierte en un ser racional.

Este damero consta de 64 casillas. La diagonal dibuja el perfil de una escalera de ocho peldaños, precisamente los que tiene L'escala de l'enteniment, de Ramon Llull.

Estos 64 cuadrados contenidos en uno grande pueden transformarse en cubos, añadiéndole la tercera dimensión. Cada cubo representa una verdad esencial, como ya he dicho.

Lo que hago entonces es colocar esta estructura verticalmente, maciza (sin perfilar cuadrados ni cubos), y la parto por la mitad, transformando cada una de las partes en las dos hojas de una puerta; que, por lo tanto, tendrá el grosor de la medida de la arista del cubo que se repite sesenta y cuatro veces.

La abro, una de las hojas 45 grados, la otra menos, dejándola entreabierta, y la coloco en un espacio abierto, una puerta en medio de la nada, no cumple ninguna función arquitectónica. Sin embargo es una puerta, por ella se pasa de un lugar a otro.

Lo normal, al verla, sería circundarla; a nadie se le ocurriría pasar por en medio teniendo la posibilidad de rodearla cómodamente, excepto a algunos estudiantes de filosofía, especialistas en meterse en berenjenales, que se empeñan en ir de un lado al otro encogiendo el estómago para pasar por el quicio entreabierto de la puerta. Es un acto iniciático, tal vez.

0